La creatividad desarrolla destrezas de comparar, analizar, interpretar y valorar logrando alumnos espontáneos, seguros, innovadores, productivos con gran agilidad mental. Gracias a estas cualidades se forma un alumno que está preparado al cambio capaz de encontrar múltiples soluciones a los problemas, siendo esta una ventaja competitiva importante en toda su vida.

Desde su creación, nuestro colegio invierte mucho en el desarrollo de la capacidad creativa de sus alumnos y maestros. No hablamos de creatividad sólo como educación artística sino como una capacidad que se tiene que desarrollar de forma transdisciplinaria es decir que el conocimiento se aborda a través de las diferentes ciencias, evitando un aprendizaje lineal, esto tiene mucha relación con el pensamiento de Edgar Morín, (http://www.edgarmorin.org/).

La creatividad: incentiva el trabajo en equipo, los alumnos practican valores como el respeto, la solidaridad y la empatía, aprenden que la competencia es con ellos mismos y realizan un trabajo cooperativo.

Aprender a experimentar y a utilizar las mismas destrezas del método científico, además desarrolla la curiosidad, imaginación y la genialidad.

Aprenden a manejar emociones como miedo, temores e incertidumbres.

Favorece la constancia, persistencia y autorregulación.

Eleva la autoestima, ya que al ver sus logros y productos se siente orgulloso, valorado y capaz.

Utilizan el pensamiento lateral y tienen mayores herramientas para tomar decisiones y resolver problemas creativamente.

Los alumnos son más autónomos, flexibles y aumentan su nivel de atención y concentración.

Aprenden a reciclar, a ahorrar, a ser menos consumistas y más emprendedores. Nuestros alumnos son emprendedores porque no le temen al fracaso se gana o se pierde.